Los Pilares del Islam

Los actos de adoración físicos y verbales son los Pilares del Islam, a saber:

1. El Testimonio de Fe (Shahadatain)

“No hay dios más que Dios, y Muhammad es Su Siervo y Mensajero”
“No hay dios más que Dios, y Muhammad es Su Siervo y Mensajero”

Es atestiguar que “no hay dios más que dios, y que Muhammad es Su siervo y Mensajero”. Este testimonio es la clave para ser musulmán. La primera parte del testimonio significa que:

  1. Dios es el Creador de todo lo que existe;
  2. Dios es el Dueño de todo lo que existe y el que Dispone todos los asuntos;
  3. Dios es el Único que merece ser adorado;

La segunda parte del testimonio significa que:

  1. Obedecer al Mensajero en lo que él ha ordenado;
  2. Creer en todo lo que él ha dicho;
  3. Abstenerse de todo lo que él ha prohibido;
  4. No adorar a Dios de una forma que él no haya legislado.

2. La Oración (Salat)

Foto: Una gran congregación de creyentes prosternándose ante Dios, el Excelso, en una formación excepcional, que demuestra claramente la humildad y la sumisión a Dios.
Foto: Una gran congregación de creyentes prosternándose ante Dios, el Excelso, en una formación excepcional, que demuestra claramente la humildad y la sumisión a Dios.

La oración es el medio por el cual un siervo de Dios mantiene una relación entre él y su Señor. En la oración, la persona conversa en privado con su Señor, en búsqueda de Su perdón y para pedirle ayuda y guía. Hay cinco oraciones que deben ser realizadas diariamente. Los hombres deben rezar en congregación en la mezquita, excepto por quienes tienen una excusa válida para no hacerlo. De esta manera, los musulmanes se conocen y los lazos de amor y unidad que los mantiene juntos crecen, se mantienen y se refuerzan. Así también están al tanto de la situación de sus amigos musulmanes día a día. Si alguien no asiste a la mezquita, y se sabe que está enfermo, los demás van a visitarlo, y si estuviera alejándose de alguna de sus obligaciones, lo aconsejan. Todas las diferencias sociales, como la clase social, la étnia o el linaje no tienen ninguna importancia, ya que los musulmanes rezan en hileras, uno al lado del otro, todos orientados a la misma dirección (La Meca) al mismo tiempo. Todos son considerados igualitariamente según su sumisión a Dios.

3. La caridad obligatoria (Zakaat)

En términos lingüísticos, Zakaat significa un aumento. Hace que las riquezas o bienes de una persona crezcan y estén protegidas de las desgracias. La caridad es recompensada generosamente por Dios.
En términos lingüísticos, Zakaat significa un aumento. Hace que las riquezas o bienes de una persona crezcan y estén protegidas de las desgracias. La caridad es recompensada generosamente por Dios.

Esta caridad es un pequeño porcentaje de la riqueza que un musulmán adinerado le da a sus hermanos pobres y necesitados. Existen ciertas condiciones para dar esta caridad. Un musulmán lo entrega por voluntad propia y cumple con la orden de Dios al hacerlo.

El objetivo detrás de esta caridad obligatoria es revivir la solidaridad social entre los musulmanes, así como también lo es para erradicar la pobreza y ponerle fin a los peligros que resultan de ella. Por medio de esta caridad, los corazones de los ricos se purifican de la avaricia, y los corazones de los pobres se purifican del resentimiento o de los celos que puedan sentir hacia los ricos. Los pobres ven que los ricos entregan parte de sus riquezas según lo ordena Dios, y así los ayudan y se preocupan por sus necesidades constantemente.

4. El ayuno de Ramadán (Siam)

Los musulmanes usan el calendario lunar para determinar el comienzo y la culminación de cada mes. También se usa para determinar el comienzo de las festividades religiosas (como el ayuno o la peregrinación)
Los musulmanes usan el calendario lunar para determinar el comienzo y la culminación de cada mes. También se usa para determinar el comienzo de las festividades religiosas (como el ayuno o la peregrinación).

Es obligatorio para todos los musulmanes ayunar durante un mes al año, conocido como Ramadán. Desde el alba hasta el ocaso, los musulmanes deben abstenerse de todo lo que pueda anular su ayuno, ya sea comida, bebida, o relaciones sexuales. Ayunar es un acto de adoración en el Islam y también fue una obligación prescrita en las religiones que precedieron al Islam.

Dios dice en el Corán:

¡Oh, creyentes! Se os prescribió el ayuno al igual que a quienes os precedieron para que alcancéis la piedad.) (2:183)

5. La peregrinación (hajj)

Los peregrinos realizan la circunvalación a la Ka’aba durante la época del hajj. Esta mezquita tiene capacidad para albergar más de dos millones de personas a la vez.
Los peregrinos realizan la circunvalación a la Ka’aba durante la época del hajj. Esta mezquita tiene capacidad para albergar más de dos millones de personas a la vez.

Hajj es la peregrinación que el musulmán hace a la Sagrada Casa de Dios (la Ka’aba) para realizar ciertos ritos en lugares y momentos específicos. Este pilar del Islam es obligatorio para todos los musulmanes, hombres y mujeres, que estén sanos y hayan alcanzado la pubertad. Debe ser realizado al menos una vez en la vida si se tiene la capacidad física y económica de hacerlo. Dios dice:

Es una obligación para los hombres peregrinar a esta Casa si se encuentran en condiciones de hacerlo (físicas y económicas). Y quien niegue lo que Dios ha prescripto, sepa que Dios prescinde de todas las criaturas.) (3:97)

La peregrinación es el encuentro islámico más grande. Los musulmanes de todas partes del mundo se juntan en al mismo lugar al mismo tiempo. Todos aclaman al mismo Dios, llevan puesta la misma vestimenta, y realizan los mismos rituales. No existe ninguna diferencia entre ricos y pobres, gente de la nobleza y gente del pueblo, blancos y negros, árabes y no árabes; todos son iguales ante Dios. Lo único que los diferencia es su piedad (taqua).

La peregrinación es un evento que enfatiza la hermandad de todos los musulmanes y la unidad de sus deseos y sentimientos.