La perspectiva islámica sobre la sexualidad

decoration

El Islam considera que las relaciones sexuales son una necesidad esencial del ser humano y que no tiene por qué ser reprimida, sino que debe ser satisfecha de la manera correcta. No es algo que se vea con desdén ni es algo que una persona deba reprimir.

El Islam establece reglas que ayudan al autocontrol y al mismo tiempo permiten llenar las necesidades individuales. Porque la satisfacción no se debe alcanzar de una manera lujuriosa y descontrolada, sino que se debe canalizar dentro del matrimonio.

El objetivo último del matrimonio en el Islam es obtener la estabilidad psicológica y emocional de los esposos.

Dios dice:

Os es lícito mantener relaciones maritales con vuestras mujeres. Ellas son vuestra protección y vosotros la suya.) (2:187)

El Islam salvaguarda al individuo y a la sociedad, prohibiendo lo que insite al deseo sexual deshonesto.

Por supuesto que esto resultaría en la proliferación de hijos ilegítimos en la sociedad, quienes no tienen padres para que los críen moralmente. Entonces emergerían en la sociedad como un grupo que guarda rencor, odio y animosidad hacia los demás. También se esparcirían las enfermedades dentro de la sociedad.

Dios dice:

Apartaos de todo lo que os lleve a la fornicación, pues esto es una inmoralidad y conduce al mal.) (17:32)