El Islam y la mujer

El Islam y la mujer

En el Islam se considera que hombres y mujeres tienen naturalezas diferentes y por eso cada uno tiene roles distintivos. Honrar y respetar a la mujer en el Islam es un signo de un buen carácter y de una naturaleza no adulterada. El Mensajero de Dios dijo:

“El mejor de vosotros es el que mejor trata a su mujer”. (Tirmidi)

La mujer también es la primera persona a la que el hombre debe tratar correctamente, y respetar. Abu Huraira relató:

“Un hombre se acercó al Profeta y le preguntó: ‘¿Oh Mensajero de Dios, quién es la persona que más merece mi buen trato y compañía?´. El Profeta le dijo: ‘Tu madre’. El hombre le volvió a preguntar: ‘¿Y después quién?’. Le dijo: ‘Tu madre’. Y el hombre preguntó una vez más: ‘¿Y después quién?’. Le dijo: ‘Tu madre’. Y volvió a preguntar: ‘¿Y después quién?’. Le dijo: ‘Tu padre’”. (Bujari)

El Mensajero de Dios dijo:

“Ciertamente la mujer es la mitad gemela del hombre”. (Abu Dawud)
  • La mujer es igual al hombre en su humanidad. No son la fuente ni la razón del pecado por el cual Adán fue expulsado del Paraíso.
  • La mujer es igual al hombre en su individualidad. En el Islam la mujer no pierde su nombre o apellido de soltera después de casarse. No se desvanece ni se mezcla con la identidad del hombre.
  • La mujer es igual al hombre en lo que respecta a la recompensa y el castigo de Dios en esta vida y en la Otra.
  • La mujer es igual al hombre ya que el Islam busca mantener y defender el honor y la castidad de ambos.
  • La mujer es igual al hombre ya que ambos tienen derecho a heredar.
  • La mujer es igual al hombre ya que ambos tienen el mismo derecho a poseer riquezas y de hacer lo que les plazca con ellas.
  • La mujer es igual al hombre en cuanto a la obligación de apoyarse mutuamente para reformar la sociedad.
  • La mujer es igual al hombre ya que ambos tienen el derecho de recibir educación y una buena crianza.
  • Tanto la mujer como el hombre comparten los mismos derechos en cuanto a recibir una buena crianza, una enseñanza y cuidado adecuados. El Islam asegura que cuando se aplican estos derechos de la mujer, se las ponga en un lugar de privilegio.
  • La mujer tiene el derecho de que su marido la provea de todo lo que necesita y más. Si la mujer no está casada, entonces tiene derecho a que sus hermanos se hagan cargo de ella. Si no tuviera hermanos, entonces la responsabilidad recae sobre el pariente varón más cercano que tenga.
  • La mujer tiene derecho a su propiedad privada, y no es responsable de mantener a su familia.
  • La mujer tiene derecho a que su marido la satisfaga sexualmente.
  • La mujer tiene derecho a tener la custodia de sus hijos en caso de divorcio, salvo que no sea capaz de criarlos por una razón válida.
  • La mujer tiene derecho a volver a casarse después de un divorcio o viudez.

El Profeta dijo:

“Quien tiene tres hijas o tres hermanas, y por temor a Dios se hace cargo de ellas, estará conmigo en el Paraíso así”, y juntó sus dedos índice y medio. (Ahmad y otros)